Situado a tan sólo 15 minutos en coche de Ubud, se encuentra el llamado Cañón Escondido Beji Guwang. Y es cierto que está bastante escondido, aunque en los últimos años se ha hecho más y más conocido. El bonito recorrido que ofrece este cañón atrae a amantes de la naturaleza, de la fotografía y a viajeros que quieren desconectar un poco del bulliciosos centro de Ubud.

La erosión del curso del río a lo largo del tiempo ha esculpido las paredes de este cañón increíble. Las formas redondeadas y la altura que tiene te transportará a otro sitio completamente diferente a lo que has visto en Bali.

Es el único cañón abierto al público en toda la isla tan accesible para todo el mundo. Antes se podía acceder libremente, pero ahora hay que pagar una entrada y que te acompañe un guía local, puesto que se estaba llenando demasiado de gente y llegaba a ser peligroso. Lejos de ser un defecto, al estar regulado el número de visitantes, se puede disfrutar más el paseo.

Cañón Beji Guwang