Mercado de Gianyar

Una de las imágenes más habituales cuando pensamos en Asia son esos mercados llenos de comida callejera y artículos de todo tipo. Bien, pues en Gianyar vivirás de primera mano lo que es pasearse entre olores y sabores insospechados, mientras que desde los puestos cercanos no dejan de ofrecerte gangas de lo más variopinto: ropa, cables y linternas, peces de colores, fundas para móvil, bolsos, chanclas o cosas con música y colores que no sirven para nada.

Este mercado tiene un gran ambiente nocturno, los locales suelen ir a hacer alguna compra y cenar. Abundan las frituras de pollo, ternera y verduras, así como los dulces y zumos de toda clase.