Esta pequeña cala está totalmente rodeada de vegetación y es de esos lugares de postal, la mires por donde la mires. Tiene una pequeña cueva de lo más mona y donde te puedes refugiar del sol si aprieta mucho.

Por desgracia, cada vez es más conocida, por obra y gracia de instagrameadores varios, pero si vas a en temporada baja puede que no encuentres demasiada gente.

Si eres amante de las pequeñas playas escondidas, éste es un sitio que no te puedes perder en el sur de Bali.


Playa Green Bowl