Templo Boko + Templo Ijo

El templo Boko:
Este complejo de restos arqueológicos ocupa un espacio de unas 25 hectáreas y está lleno de templos, palacios y fortificaciones que se remontan más de diez siglos atrás.

Las influencias son tanto budistas como hindús, ya que fue un asentamiento clave durante varios siglos. Sin embargo, esa bonita colina fue olvidada hasta que exploradores holandeses redescubrieron las ruinas en el s.XVII.

Además, está muy cerca de Prambanan y tiene unas preciosas vistas sobre Yogyakarta. La visita te llevará unas dos horas, pero puedes invertir el tiempo que quieras, desde acercarte al atardecer y dar un pequeño paseo, hasta recorrer todo el complejo con un guía durante toda la tarde.

El templo Ijo:
Una de las mejores cosas que tiene este templo son unas vistas magníficas sobre los cultivos y poblaciones cercanas. Desde sus 400 metros de altura, Green Hill, donde se ubica el templo, ofrece un momento de reposo que querrás que sea eterno, especialmente si vas al atardecer.

El templo consta de 17 pequeñas estructuras de piedra en 11 terrazas totalmente verdes y realmente bonitas. Es un templo hinduista, aunque se puede percibir cierta influencia budista también en algunos elementos.

Una visita muy placentera, ideal para acabar un día de ruta o para acercarse desde Yogyakarta al final del día. Un imprescindible que no decepciona.