Una de las edificaciones más extrañas y chocantes del mundo. Esta iglesia abandonada fue construida en medio de la selva con idea de que fuese un centro de oración y refugio cristiano para niños, enfermos o drogadictos.

Sin embargo, en el año 2.000 se paralizó la edificación antes de su finalización por falta de fondos. Ahora es uno de los lugares más buscados por viajeros en busca de lugares raros o extraordinarios.

Su nombre se debe a que, lo creas o no, la iglesia tiene forma de pollo, con su cola, cabeza y pico. Por supuesto, ésta no era la intención inicial, se suponía que iba a ser una paloma, un animal con una simbología más cristiana.

El acceso al interior es sólo apto para verdaderos exploradores de lo ruinoso, pero sólo verla por fuera ya merece la pena. Todo un monumento al fracaso y la extravagancia, ¡no te lo puedes perder!


Iglesia del pollo