Es una de las cascadas más conocidas de Bali, y por lo tanto, también una de las más visitadas, pero no por ello deja de ser una parada recomendable. El caudal de agua que cae es sencillamente impresionante, tanto en temporada seca como de lluvias. El truco para disfrutar de Tegenungan es que tiene dos entradas, la más típica, por la que va la gran mayoría de la gente, y otra en la que accedes a la cascada por la parte de arriba, mucho más recomendable.

La entrada alternativa está situada en el pueblo de Blangsinga y el precio de la entrada es el mismo, pero además de ahorrarte el mogollón de gente inicial, verás la cascada desde otro punto de vista al habitual, llegarás por la parte superior hasta el salto de agua, y la bajada, aunque algo resbaladiza, merece mucho la pena.

Una vez abajo, podrás darte un refrescante baño y sacar unas fotos increíbles. Además, si viajas con uno de nuestros conductores, aunque hayas entrado por esa parte, podrás hacer el otro camino para disfrutar de todas las perspectivas posibles, él te estará esperando en la entrada de la parte inferior.


Cascada Tegenungan