Prambanan + Borobudur

Prambanan es un complejo de más de 200 templos hinduistas, declarado Patrimonio de la Humanidad en 1991. Además es el templo hindú más grande de todo Indonesia y uno de los más grandes del Sudeste Asiático.

Si te gusta la fotografía, te recomendamos ir a Prambanan hacia las cinco de la tarde, cuando empieza a caer el sol y la tenue luz hace aún más bonito el paisaje.

Los tres templos principales representan a los tres dioses del hinduismo: Shiva, Brahma y Vishnu. Shiva es el dios de la transformación, el más importante de indonesia. Brahma es el dios de la creación y Vishnu el de la protección.

En frente, hay otros templos aún más pequeñitos, estos representan los vehículos de los dioses ya que según su mitología, cada dios es transportado por un animal diferente. Shiwa va en vaca o Nandi, Brahma tiene un cisne que se llama Hamsa y Vishnu tiene un pájaro llamado Garuda. Lo podréis ver por toda la isla, porque es el símbolo del país.

En el mismo recinto de Prambanan hay tres templos más, Sewu, Bubrah y Lumbung, todos están incluidos en la entrada y se encuentran bastante cerca. El único un poco más alejado es el Templo de Sewu, a unos 800 metros, por eso es mucho menos turístico, así que anímate a acercarte hasta allí si quieres escapar de las multitudes.

El templo Borobudur es el monumento budista más grande del mundo, se construyó hace 1.500 años aproximadamente y su nombre siginifica cima (Boro) de la colina (budur), nada más llegar entenderás el por qué.

Debes ir con las pilas cargadas a tope, piensa que en recorrer todos los niveles se tardan unas dos horas, pero te aseguramos que merece la pena. Está rodeado de mucha vegetación, arrozales y volcanes ¿suena bien no?

Para acceder a Borobudur atravesarás un enorme jardín, te darán una botella de agua y un sarong (el pañuelo que utilizan para cubrirse las partes impuras) decorado con estampados del propio templo. Si ya tienes el tuyo puedes ir con él sin problema.

En Borobudur hay un total de 72 campanas, llamadas estupas, y todas contienen un buda en su interior (busca las dos que están descubiertas para verlos). Las estupas pueden tener agujeros, con forma de rombo, cuadrados o no tener ningún agujero, según la estabilidad que te proporcionen para alcanzar el nirvana.